Musica

viernes, 9 de diciembre de 2016

Indígenas.......... De Hungría........




Introducción:


 Magiares

Magyarok
 

Población total:               15 millones(est).


Población significativa en:         Hungría:

   9.416.015 (2001),



Rumania:

   1.431.807 (2002)

Estados Unidos:

   1.398.000 (2000)

Brasil:

   1.078.000

 Eslovaquia:

   520.528 (2001)

Serbia:

   293.299 (2002)

Canadá:

   267.000 (2001)

Resto de Europa

   260.000 - 270.000



Los magiares (también conocidos como húngaros) son un grupo étnico de Europa del Este, correspondiente a los actuales pobladores de Hungría. Conocidos antiguamente como magyares, se les identifica erróneamente aún con grupos eslavos de Hungría y Bulgaria.




Crecimiento de la nación magiar:

Los actuales magiares provienen de tribus separadas de los grupos fino-ugrios asentados hasta el siglo V en las estepas que se extienden entre los ríos Volga y Kama, que se desplazaron hacia los territorios al norte del Cáucaso y de Crimea. Si bien están étnicamente relacionados con el grupo fino-ugrio, las diversas migraciones y la influencia de otros grupos asiáticos (ávaros, hunos, mongoles), así como la influencia de los pueblos turcos e iraníes evidenciada en los modismos lingüísticos del idioma introducidos durante la migración magiar hacia el oeste de las estepas rusas, determinaron la diferenciación final del grupo étnico antes incluso de su asentamiento final en las regiones históricas de Panonia y Dacia.

Los magiares iniciaron sus incursiones hacia Occidente a principios del siglo VII, ocuparon el vacío que los ávaros dejaron en los territorios de las actuales Eslovaquia y Hungría, hasta alcanzar Sajonia, la Lotaringia e incluso Francia. Durante la máxima expansión magiar (siglos XI y XII), la influencia de la tribu llegó a los montes Cárpatos y Transilvania, y al sur, hasta la región ubicada entre los ríos Sava y Drava.

La derrota sufrida en la batalla de Lechfeld (junto al río Lech en Baviera) en el 955 supuso el fin de la época de incursiones y el principio de los asentamientos en las planicies de Hungría. El Principado de Hungría fue el predecesor del reino de Hungría, y sus primeras fronteras se extendían desde la Bohemia imperial hasta los lindes de los montes Dálmatas, los límites de la Bosnia Bizantina y la frontera norte de Eslovaquia. 

Sus primeras incursiones de expansión fueron hacia el norte y el noreste, lindando por fin con el Reino de Polonia. Tuvieron una pronta conversión al catolicismo debido a la herencia magiar de la época de las invasiones (Polonia, Baviera, Sajonia, Lombardía y Austria, todas ellas provincias cristianas) cerca del nuevo milenio. Antes de asentarse, poseerían un estilo de vida semi-nómada, basado en el robo y la destrucción de ciudades (en este caso las germánicas). Durante sus razias habrían ganado muchos enfrentamientos militares abiertos como la batalla de Bratislava en 907, la batalla de Eisenach en 908, la batalla de Lechfeld en 910, la batalla de Puchen en 919, entre otras.
Fisicos hungaros

 Posteriormente serían vencidos en la batalla de Merseburgo en 933 y en la batalla de Lechfeld en 955, frustrando sus incursiones en territorios germánicos y lentamente forzándolos a tomar una vida sedentaria. El gran príncipe Géza de Hungría y su padre Taksony habrían sido los promotores más grandes de la occidentalización de los magiares y aquellos que comenzarían a abrir las puertas del principado al cristianismo. Finalmente sería San Esteban I de Hungría, hijo del príncipe Géza, quien sería coronado como rey de Hungría y convertiría a la población magiar a la fe cristiana de Roma.



Orígenes:

El origen de los húngaros es controvertido. La hipótesis de mayor aceptación es la teoría ugrofinesa, surgida a finales del siglo XIX y basada en argumentos etnográficos y topónimos algo confusos. La evidencia lingüística apoya parcialmente dicha teoría, aunque la relación del magyar dentro de la familia lingüística urálica es polémica. Hay también otras teorías que indican que los magiares son descendientes de escitas, de hunos, de ávaros, y/o de turcos o algún otro pueblo altaico. Estos parentescos se basan principalmente en leyendas medievales (cuya autenticidad y certeza científica son discutibles) y en referencias clásicas en latín, griego y árabe (cuya interpretación presenta no pocas dificultades).

Montes Urales
Actualmente tienen una mejor base los trabajos lingüísticos que muestran conexiones importantes entre el húngaro y otras lenguas urálicas, y la presencia de préstamos procedentes del turco y otras lenguas altaicas. Usualmente se clasifica al húngaro como parte de las lenguas ugrofinesas, subgrupo de las lenguas urálicas que incluye entre otros al finés o el estonio. El parentesco lingüístico postulado del húngaro con otras lenguas ugrofinesas, y de éstas entre sí, no significa que las personas que hablan dichas lenguas estén estrechamente emparentadas en términos étnicos o genéticos. Más específicamente, se ha propuesto que el idioma húngaro está más estrechamente relacionado con las lenguas obi-ugrias. En un sentido similar a como el ruso está relacionado con el español o el inglés, dentro de las lenguas indoeuropeas.


 Este de los montes Urales (IV milenio a. C.):


Durante el IV milenio a. C., podemos encontrar algunos asentamientos primitivos de los pueblos, que habrían podido hablar lenguas ugrofinesas, al este de los montes Urales. Los datos arqueológicos muestran que vivían de la caza y la pesca.


En un período posterior aparecen asentamientos en áreas de la estepa boscosa de Siberia occidental (al este de los montes Urales) a partir del 2000 a. C. Los asentamientos creados guardan una gran similitud con los de la cultura andrónovo en la zona noroccidental. De grupos humanos con tecnologías más desarrolladas procedentes de las estepas meridionales habrían tomado técnicas de agricultura, de ganadería y de producción de objetos de bronce. Alrededor del 1500 a. C. se iniciaron en la cría de caballos, convirtiéndose la equitación en una de sus actividades más destacadas.