Musica

lunes, 19 de diciembre de 2016

Indígenas....... Pueblos Urales.........




Introducción:

 Mansi 



Los mansí (que se llaman a sí mismos maan's'i o maan's'i maahum - las tribus orientales se hacen llamar män's-, que significa "ser humano" o "hombre"), antes llamados vogulos su nombre en el idioma komi, nombre que a través de éstos pasó a los rusos (el primer uso registrado del nombre "mansi" es de 1785, y empieza a ser común a partir de la década de 1920, con la Unión Soviética) y al resto de idiomas-, son un pueblo indígena en peligro que vive en el ókrug autónomo de Jantý-Mansí, perteneciente al óblast de Tiumén, en Rusia. En jantý-mansí, tanto el jantý como el mansí -maan's latyng tienen estatus cooficial con el ruso.

Antropológicamente los mansí pertenecen a la raza urálica. Son bajos, con pómulos altos y ojos rasgados, y pelo y ojos negros. En comparación con otro pueblos fino-ugrios, los mansí exhiben más características mongoloides. Estas características se hacen más evidentes con los mansí meridonales.




Hábitat:

El área que ocupan las poblaciones mansí es extensa, 523.100 kilómetros cuadrados, pero su densidad de población es baja. Los pueblos mansí están situados normalmente en los valles de los ríos que van desde los Urales al cauce bajo del río Obi (Konda, Lozva, Pelym, Sosva, Tavda). Antiguamente el hábitat de los mansí alcanzaba áreas al oeste de los Urales, y se han descubierto antiguos asentamientos en los alrededores de Perm y en las cercanías de los ríos Kama y Pechora.



 Historia:




Los ancestros de los pueblos Obi-ugrios habitaron las zonas al oeste de los Urales. Durante el primer milenio a. C. emigraron hacia el cauce medio del río Irtysh y de aquí al cauce bajo del Obi, donde asimilaron a los pueblos que habitaban la región -llamados Por en leyendas. Se separaron de los húngaros y hacia el siglo XIII se dividen en Jantý y mansí. 

Tanto unos como otros basaban su sociedad en dos fratrías los mos -mon't, en jantý - y los por. Los mos consideraban que su tótem era la liebre, mientras que los por tenían al oso macho. En las zonas del sur las tribus tenían ganado y cultivaban la tierra, mientras en la taiga y las tundras del norte las actividades principales eran la pesca, la caza y los rebaños de renos. De este modo, evolucionaron dentro de la sociedad un orden local y una estructura jerárquica.

La primera mención de los mansí en textos escritos -crónicas rusas- data de 1396, dándoles el nombre de vogulos. Registros anteriores -el primero de ellos el de G. Rogovich de Novgorod (1096)-, no diferencian entre el pueblo Yugra, entre los khanty y los mansi. Entre el siglo XIII y el XVIII las tribus ugrias, luchando bajo el liderazgo de jefes locales, se enfrentaron continuamente a los tártaros y los rusos. n 1265 se registra el pago de tributo de estas tribus a Nóvgorod, y entre los siglos XIV y XVI, se sabe que también pagaron tributo a los tártaros. Los tártaros no interfirieron con la forma de sociedad mansi, pero las guerras con los rusos eran de conquista de nuevas tierras para Rusia.

Los mansi están en contacto con el estado ruso desde el siglo XVI, cuando la mayoría de Siberia Occidental cayó bajo el control ruso tras las campañas de Yermak Timoféyevich. las últimas batallas contra los rusos de los mansi son en 1581 (en tierras de los Stroganov) y en 1582 en Cheryn (las revueltas de los mansi llegan hasta el siglo XX -al igual que los khanty, véase la rebelión de Kazym, aunque los Mansi llevaron la peor parte, ya que los kanthy, se movieron al este, más allá del Obi).

 El obispo de Perm, Gerasim, intentó cristianizar a los mansi en el siglo XV, pero murió en un ataque mansí en la fortaleza moscovita de Vychegda. Los mansi fueron bautizado a gran escala entre 1714 y 1722 por el monje Fiódor. La conversión fue puro formalismo, ya que los viejos cultos de animismo y chamanismo fueron preservados. La Iglesia ortodoxa y los nombres rusos marcaron la incorporación de nuevos territorios a Rusia. 

El bautismo fue obligado y aquellos que lo rechazaron fueron ejecutados. A partir del siglo XVIII en adelante, fueron llegando cada vez más mercaderes y oficiales rusos a Siberia Occidental. Esto gradualmente hizo que los mansi fueran haciéndose cada vez más dependientes de los rusos. Los colonos rusos empleaban vodka para conseguir mejores tratos.
 
Dada su mayor exposición a las influencias rusas, los mansi están generalmente más asimilados que su vecinos del norte, los khanty. El poder soviético entró en los Mansi bajo la forma de la colectivización. Al igual que con otros pueblos del norte de Rusia, el estado soviético ordenó la creación de una "literatura nacional" para el pueblo mansi que consistió mayormente en obras que hablaban del despertar y el progreso que la revolución de Lenin acercó a los mansi. 


El representante más prominente de este género fue Yuvan Shestalov, quien después de la caída de la Unión Soviética se convirtió al chamanismo. A partir de 1960, la explotación de los ricos depósitos de petróleo de la región causó la mayor ola de migración interna en la Unión Soviética desde la Segunda Guerra Mundial. Esto trajo consigo una dramática marginalización de los khanty y los mansi, los cuales constituyen poco más del 1% de la población del Ókrug. Al mismo tiempo su tierra ha sido devastada por treinta años de extracción de crudo y sus ríos, contaminados.



 La implementación de la industria resultó en la evacuación forzosa de los mansi y grandes dificultades para ellos respecto al medio cambiado. Paralelamente la rusificación (en internados rusos), ha puesto realmente en peligro la conservación de la nación mansi. En 1979 solo el 43% de los mansi se dedicaban a los empleos tradicionales, el resto eran desempleados o desarrollaban trabajos menores.

 El alcoholismo se difundió entre ellos. La esperanza de vida media es de 40-45 años y el porcentaje de suicidios es elevado. A la vez que cada vez más mujeres jóvenes mansi emigraban (por trabajos en Moscú, por ejemplo) el equilibrio entre los sexos en la comunidad mansi no pudo ser mantenido.

 Debido a la rusificación de la década de 1970, dos terceras partes de los niños no hablan su lengua nativa. Existe una actitud discriminativa hacia los mansi, de modo que algunos de ellos se han ido a vivir a pequeñas comunidades con sus costumbres, lenguaje y tradición, mientras que otros han dejado su tierra madre, intentando vivir  como rusos, o se han suicidado.

Juntamente con los khanty, los mansi están políticamente representados por la Asociación para Salvar Yugra, una organización fundada durante la Perestroika, a finales de la década de 1980. Esta organización fue una de las primeras asociaciones indígenas de Rusia.