Musica

miércoles, 21 de agosto de 2013

722 La Derrota De Los Sarracenos :Asturias....



BASILICA DE COVADONGA CUNA DE LA RECONQUISTA

Miedo y religión:

CRUZ DE LA VICTORIA
Miedo y religión,  religión y miedo las dos van de la mano, porque históricamente están entrelazadas. Y fue la religión del Santuario de Covadonga, quien paro el avance del Al Ándalus. Así es como voy a relatar esta historia, desde los montes de Cangas de Onís. Desde estos montes se le paro las armas a todo un ejército Musulmán mejor preparado que al del Asno Salvaje (Pelayo) así es como lo definían en el Califato de Córdoba. Estamos ante la batalla decisiva en el Norte, estamos, en la cuna de la Reconquista, Asturias en mi Tierra.







PELAYO (EL ASNO SALVAJE)

Estas dos unidas....

Estas dos unidas y sobre  todo el miedo,  son la mayor parte del catalizador de las atrocidades del ser humano, ambas se retroalimentan, dando paso al odio. Tal fue el escalofrío que sintieron los seguidores de Pelayo al enterarse,  del avance  Musulmán sobre la Península Ibérica y posterior entrada,  en Asturias. En el transcurso de la conquista Musulmana, sobre España las ciudades, y centros administrativos fueron cayendo en manos del Califato de Córdoba en los dominios meridionales, y centrales, como los valles del Guadalquivir o del Ebro, les presento pocos problemas a los recién llegados, ayudándose de la estructuras administrativas Visigodas, existentes de origen Romano. Las huestes sarrecianas hacían estragos. Sin embargo, los centros urbanos eran inexistentes, como Gigia y la sumisión del País había de realizarse valle a valle. Un recurso utilizado por los musulmanes era tomar rehenes para asegurarse la pacificación del terreno recién conquistado.



La Religión Alimenta El Odio....




  Si! , la religión alimenta, el odio, y el odio alimenta, el miedo entre las masas, y vuelta a empezar el ciclo. Así es como fue el afán de humillar de los musulmanes al resto de España, pero encontraron un rechazo frontal en Asturias de la mano de Pelayo. El asno salvaje (Pelayo), después de su cautiverio, en el Califato de Córdoba prepara una revuelta contra las autoridades del Al -Ándalus. Pruebas evidentes en Asturias es los restos encontrados por arqueólogos que demuestran que Pelayo estaba preparando la defensa pues, se hallaron recientemente fortificaciones, cuya datación con el carbono 14 que bien pudieran ser del siglo VII. Se encuentran atalayas y fosos de casi  dos metros, en las cuales tuvieron que participar, miles de soldados, y requerir de un  liderazgo firme, que podría ser del mismo Pelayo. Por tal motivo la construcción de dichas líneas defensivas  tuvieran como objetivo, impedir la entrada del ejercito enemigo a través de los puertos de la mesa y pajares.


Con Las Cartas Del Diablo Año 722....


PIEDRA LABRADA CON LA  INSCRIPCIÓN DE PELAYO
Es u circulo diabólico, este del miedo, la  religión y el odio, y ese fue lo  que hicieron los musulmanes en España, pero esta vez, jugaron con las cartas del diablo, en Asturias. En el 711 se produce la primera incursión en el norte, el virrey yemení de Ifrigiya, Musa Ibn Musair, cruza al año siguiente Gibraltar, llevando a cabo una operación de conquista de las ciudades de, Mérida, Toledo, Zaragoza, y Lérida. Pero es unos años más tarde cuando intenta apoderarse del norte. 1291 años nos separan de la batalla decisiva en los montes de Covadonga, contra el gobernador Munuza con mando el Norte Peninsular, bajo el Imperio Omeya. 1291 separan la historia al día de hoy de estos dos comandantes, que lucharon cuerpo a cuerpo en Asturias cuna de la reconquista Española.





Liderados por un genio, y estratega, Pelayo (el asno salvaje), y un ingente ejercito del Al-Ándalus (300 Astures 800/1400 moros) y del otro el comandante Munuza. Durante la última fase militar, en el Noroeste Peninsular Munuza  situó a un pequeño destacamento bereber, que su única misión consistía, en consolidar el dominio sobre Asturias.








GRUTA DE COVADONGA ( lugar donde Pelayo se escondió con sus hombres)
Es la primavera verano de 722,  reunidos los Astures en Cangas de Onís, Pelayo, decide presentar batalla. Se refugia en una cueva de Covadonga (hoy lugar de la santina), con sus hombres, con suficientes víveres, dotado de flechas, saetas, y dardos y enormes piedras del lugar que lanzo contra los soldados sarracianos.









Pelayo dispuso, muy bien a sus  hombres para diezmar al enemigo. y en un angosto valle de los picos de Europa cuyo fondo, cierre el monte Auseva, aquí es infringe la mayor derrota,  y humillación que un militar jamás pueda asumir. Munuza con un ataque muy bien ordenado, no dispone de espacio, para maniobrar, perdiendo toda su eficacia, que el número, y la organización podría otórgarle.














¿Batalla o escaramuza?.  Después de tantos años, en Asturias seguimos manteniendo, que fue una derrota en toda la regla y que aquí comenzó la reconquista de española. Herido en su orgullo el comandante moro, se retira a Gijón donde se hallaba en aquellos momentos, pero no logra  salir de Asturias. Aquí encuentra la muerte, él y sus hombres los pocos que le quedaban. Intentando la huida a través del Camín de la mesa, acaba, abatido en Olís (actual concejo de Grado)  y su hombres arrestados y ejecutados a manos de los Astures.
                                   


                                                   

                     Asturorum Regnum           

                            Reino de Asturias

                                                                       
«Con este signo se protege al piadoso. Con este signo se vence al enemigo»