Musica

miércoles, 22 de abril de 2015

Dinastías Y Civilizaciones Relatos Cortos Relato Cincuentaiuno:Decisivo Encuentro En Marruecos




Batalla Tondibi:


Antecedentes,


Para escribir sobre esta batalla tan decisiva que tuvo lugar en marruecos a finales del XVI que se debió a la invasión de las fuerzas deYUderpacha del imperio Soghay y llevo el colapso  del estado,


Me voy a referir a unos escritos del guerrero de la luz y luego bajo esta forma de como ve el la derrota nos abra los ojos para comprender mejor esta batalla.


 

El guerrero de la luz sabe perder

El no trata a la derrota como algo indiferente usando frases como << bien esto no era tan importante>> << a decir verdad yo no quería realmente esto>>. Acepta la derrota como una derrota si intentar transformarla en notoria. Amarga el dolor de las heridas la indiferencia de los amigos la soledad de la perdida. En estos momentos se dice así mismo << luche por algo y no lo conseguí>> perdí mi primera batalla >>.


Esta frase le da mucha fuerza él sabe que nadie gana siempre y sabe distinguir sus aciertos de sus errores.


Así como lo tuvieron que saber distinguir los songhay. El estado Songahaya había sido ¡la fuerza dominante en África occidental por más de un siglo, y había controlado un territorio desde Sutan occidental hasta el rio Senegal entre los actuales Nigeria y Níger. Sin embargo una feroz lucha sucesoria por el trono vacante de Askia Daout habia debilitado mucho aquel estado. La c úspide de su poder tras aniquilar un ejército portugués en la batalla de Alcazarquivir. Buscando nuevos recursos para engrandecer su Estado el sultán Ahma.






Campaña marroquí:

Aunque muchos de sus asesores advirtieron al sultán de los peligros de cruzar el Sahara, Ahmad I sostuvo que cualquier ruta que utilizaran los comerciantes para atravesar el desierto era perfectamente válida para el uso de un ejército. En octubre de 1590, envió una fuerza formada por 1500 jinetes ligeros y 2500 infantes (muchos de ellos armados con arcabuces). El comando fue dado a Yuder Pachá, eunuco morisco capturado cuando era niño. La fuerza marroquí incluía también 8000 camellos, 1000 caballos de carga, 1000 mozos, 600 trabajadores y 8 cañones ingleses.


Tras cuatro meses de marcha Pachá llego a territorio songhai con sus fuerzas intactas. Tras apoderarse de las minas de sal de Taghaza, avanzó hacia Gao, capital imperial I se empezó a interesar en las minas de oro de los songha.



La batalla:


En respuesta a la incursión marroquí el gobernante songhai Askia Ishaq II reunió un gran ejército de 9700 a 30 000 infantes y 12 500 a 18 000 jinetes.2 Askia llevó consigo una fuerza de 1000 cabezas de ganado que planeaba usar para distraer al enemigo.3 El ejército songhai esperó a las fuerzas marroquíes en Tondibi, una aldea cerca de Gao. Aunque los songahi poseían una poderosa caballería, carecían de armas de fuego y pólvora, lo que determinaría el curso de la batalla.



En marzo de 1591, ambas tropas se encontraron. Después de una escaramuza inicial entre ambas caballerías, Pachá llevó al frente a sus arcabuceros y cañones, que abrieron fuego; el ruido de sus disparos causó una estampida en el ganado ubicado en la retaguardia de los songhai. Tras esto el ejército songhai huyó, lo que supuso el fin de la batalla.

 

Consecuencias:
 


Tras el choque, Pachá entró en Gao y la saqueó; las rutas comerciales pasaron a centrarse entonces en Tombuctú y Djenné. El saqueo de las tres ciudad marco el fin del Imperio songhay, que desapareció como poder efectivo en la zona. Sin embargo, Marruecos, debido a la falta de líneas de comunicación y lejanía del territorio, empezó e retirarse a inicios del siglo XVII de ella y dejó la región dividida entre una serie de pequeños reinos.