Musica

miércoles, 1 de julio de 2015

Micro Relatos....Qa-Yol O " Nuestra Palabra"... Awakatekos..



Introducción: 


Los Aguacatecos (también conocidos como awakatekos) son un grupo étnico de origen maya con asentamientos originales en Aguacatán municipio de Huehuetenango, Guatemala. En México se localizan escasas minorías en Chiapas y Veracruz.





Etimología y autodenominación:

Los indígenas aguacatecos se refieren a su idioma como qa ' yol o "nuestra palabra". También se autonombran qatanum, que significa "nuestra gente" a diferencia de la palabra Awakateko utilizada por voces españolas en alusión al municipio de Aguacatán (el cual significa “lugar de abundantes aguacates”, haciendo alusión a la producción agrícola y no específicamente a la gente indígena).


Datos Históricos:

Se han descubierto evidencias arqueológicas de su presencia prehispánica en Chalchitán (poblado originalmente llamado Coacutec por sus orígenes nahuas). Durante una expedición misionera de 1643, el dominico irlándes Tomás Gage evidenció en sus crónicas el cultivo de uvas desarrollado por este pueblo. En 1891, Chalchitán fue anexado como barrio a Aguacatán, por consecuencia los indígenas Chalchitecos han establecido relaciones sociales con los aguacatecos. En su obra "Recordación Florida", Francisco de Fuentes y Guzmán relató que en Chalchitán y Aguacatán estaban habitadas por alrededor de 480 hablantes de un idioma con pronunciación gutural.

La Academia de Lenguas Mayas de Guatemala (ALMG) realizó en diciembre de 1999 una asamblea, instalando la Junta Directiva de la Comunidad Lingüística Awakateka con más de 75 miembros. Esta comunidad se integró con personas interesadas en perpetuar la cultura de este pueblo. La comisión organizadora tuvo que hacer propaganda para difundir los objetivos de la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala; su organización interna fue muy decayente, pues carecían de recursos, movilización y encontraron la oposición de instituciones como el Instituto Lingüístico de Verano. Actualmente la Comunidad Lingüística Awakateka se encuentra en el municipio de Aguacatán y contaba con 177 miembros en 2004.


Actividades Productivas:

Es un pueblo agrícola que produce principalmente ajo y cebolla y en temporada el banano. Los pastores se dedican al cuidado de las ovejas para producir lana (y de ésta, tejidos artesanales). Muchos indígenas aguacatecos han tenido que emigrar al sureste de México así como a Estados Unidos para desempeñarse como agricultores.



 Religión aguacateca:

Creencias religiosas "Awakatekas":


La actual religión de los aguacatecos es una mezcla de catolicismo, religiones protestantes, elementos nativos y adoración de los antepasados. Además, hay muchos dioses que representan rasgos naturales, como montañas y primaveras que son sitios para sus dueños sobrenaturales. Los cuerpos celestes son dioses en ellos. Tradicional (pero en desaparición) la adoración de los antepasados (el culto a los muertos) reconoce un poder más allá de la tumba. Padres y abuelos difuntos siguen jugando una parte activa en el transcurso de la vida ayudando cuando el aguacateco ha residido armoniosamente y castigando cuando ocurren la animosidad y la celosía.

 La muerte influye en la vida ritual pública aguacateca. Cuando un aguacateco es maltratado por otro, un chamán es alquilado para ponerse en contacto con el antepasado muerto del individuo ofendido y archivar una queja. Los mayores muertos envían a un pariente difunto de un malhechor a una "cárcel". El encarcelado, sufriendo al antepasado envía entonces un mantar (el castigo) al malhechor vivo. Para librarse de este castigo, el aguacateco apela a un chamán para liberar al antepasado por pago de multas a los antepasados mayores.
 


Médicos religiosos:

Los chamanes conducen tanto rituales mágicos como públicos (costumbres). Hacen preguntas a los antepasados muertos y retransmiten las conversaciones de vuelta a los familiares. La limpieza espiritual es conseguida por dispersión de frijoles sobre la tierra y recogiéndolos recitando los días de la semana del antiguo calendario maya. Los médiums también están implicados en conversaciones con los muertos.

Ceremonias:

Antes de 1960, los festivales regulares eran llamados k'ej (fiestas) duraban siete días e implicaban desfiles, música, baile y mucha bebida. Durante estos festivales, los chamanes realizaban ceremonias y ritos. Había tres grupos de baile ritual—dos orientales (Tz'Unum y Muztec) y uno occidental (Moros). Las obligaciones del baile fueron heredadas del padre al hijo y de la madre a la hija; los rituales menores fueron los deberes de ciertas familias.

Medicina:

En la religión tradicional, los antepasados difuntos juegan un papel prominente en la enfermedad y la curación. Los muertos pueden curar por la intervención chamánica. Los chamanes son alquilados para apelar a los muertos para la consulta espiritual, la curación y el consejo. La moralidad se mezcla con la medicina en la sociedad aguacateca. El bienestar o la salud pueden depender de las acciones y el comportamiento del individuo.6
Muerte y vida después de la muerte:

El aguacateco no concibe la vida después de la muerte como un cielo o un infierno, pero un lugar donde los antepasados ya fallecidos residen y están activos en el transcurso de la vida. La vida después de la muerte llegó a tener un fuerte agarre en las personas, a tal grado que sus vidas diarias fueron consumidas por la adoración de los antepasados.

Cambio religioso:

La práctica tradicional aguacateca de adoración de antepasados fue suplantada por nuevas religiones en los años 1950s cuando misioneros protestantes y católicos vinieron a Aguacatán y les ofrecieron a los indígenas una alternativa secularizada a su sistema religioso. Por consiguiente, los indígenas orientales fueron los primeros en abandonar el sistema político ritual; dentro de poco, los habitantes del oeste siguieron el pleito a partir de ese entonces. La participación de misioneros cambió drásticamente a la sociedad aguacateca. Los jóvenes indígenas quienes basaban su prestigio en las nuevas organizaciones religiosas surgieron como los nuevos líderes de comunidad. La unidad en cada grupo étnico fue destruida, mientras unos fueron convertidos y otros conservaron la práctica tradicionalista