Musica

lunes, 1 de diciembre de 2014

Dinastías Y Civilizaciones Relatos Cortos Relato Veinticuatro: País "Hatti", "HETA"....

Introdución:
El gran templo de Hattusa


Eran una potencia en oriente próximo (junto con Babilonia y Egipto). Perfeccionaron el carro de combate ligero, empleándolo con gran éxito,  y se les atribuye una de las primeras utilizaciones del hierro en oriente próximo para elaborar armas y objetos de lujo.

Los Hatitias, Hetitas o Hetos también llamados así fueron una población de origen indo-europeo que se instaló en región central de la  península de  Anatolia entre  los siglos XVIII Y XII teniendo la ciudad de Hahusa  como capital.



Hablaban una lengua propia indoeuropea, usando jeroglíficos propios y en otras ocasiones escritura cuneiforme prestada por Asiria. Aglutino a numerosas ciudades- estado de culturas muy distintas entre ellas y llego a crear un influyente imperio gracias a su superioridad militar y sus grandes habilidades diplomáticas.




 
El nombre de Hatti:

 
País "Hatti" era un pueblo no indoeuropeo que vivía en la misma región que los hititas antes del primer imperio Hitita y cuya conquista por parte de los segundos provoco que los Asirios y demás estados vecinos siguieran usando el nombre de "Hatti" para denominar a los nuevos ocupantes pasando a significar "la tierra de la ciudad de Hatusa.  Este reino abarca desde el siglo XVII hasta XII a.c pasando por etapas de gran poder y relativa decadencia. Tiene tres grandes periodos:

El reino antiguo:(1560-1500), o primera expansión., edifican un poderoso reino.

El reino medio: (1500-1430 a.c ), etapa de relativa decadencia, etapa bastante oscura.

El reino nuevo: donde alcanza su mayor poderío, llegan a la categoría de imperio y alcanza la mayor expansión.



 Los reyes Hititas creían ser descendientes de Anita caudillo del siglo XIX a,c en Asia menor. El reino vive su primera gran expansión con Hattusil I llegando a saquear en el siglo XVI a,c Babilonia  bajo Mursil I, después de este  rey había una serie de reyes poco documentados. Llega Telepinu que intenta restaurar la gloria del imperio mediante la codificación de algunas leyes básicas. Tras Telepinu, que está en la etapa media cae de nuevo en manos de intrigas dinásticas sucediéndose durante casi un siglos reyes de los que se sabe muy poco.

Tudhalia I sentó las bases del reino nuevo al restaurar parte de la gloria del reino antiguo. Su  nieto    Tudhalia II logra consolidar el poder Hitiita en Asia menor permitiendo a Shubilina I realizar grandes conquistas y convertir Mitani en vasallo. Estas conquistas enfrentan durante el reinado de Muwatallis II a los Hititas con los egipcios durante el reinado de Ramsés II en la batalla de Qadesh, de esta batalla los Hititas sale mejor parados pero permite a Asiria recuperar su poder.



Geografía.



Ruinas de Hatusa puerta del león
El imperio Hitita geográficamente estaba situado en el recodo del rio kizil irma donde esta la capital Hahusa limitaba al morte con las tribus Gasgas al  sur con hizzuwadna, al este con Mitani y al oeste con Arzawa.  Cuando estaban en la máxima expansión Hitita , kizzuwadna, Arzawa y una parte importante del territorio Gasga fueron incorporados al imperio que incluía además una buena parte (o la totalidad),, de Chipre y diversos territorios en Siria donde el reino Hitita limitaba al este con Asiria y al sur con Egipto.

Cultura:

Es muy probable que a partir de grafismos, los hititas hubieran llegado a desarrollar su propia escritura basada principalmente en pictogramas, pero aunque se encuentran pictogramas en la zona hitita, aún no es dable relacionarlos directamente con la cultura hitita ni tampoco es posible de momento calificarlos como una escritura sistematizada. Lo que sí es corroborable es que los hititas adoptaron la escritura cuneiforme usada a partir de los sumerios. Esta escritura les sirvió para su comercio internacional, aunque podía estar "dialectizada" acorde al idioma hitita, si bien al usarla en gran medida de un modo próximo al de los ideogramas resultaba inteligible para pueblos vecinos alófonos.

  
El arte hitita que ha llegado a nuestros días ha sido calificado desde el tiempo de los griegos clásicos como un "arte ciclópeo" debido a la magnitud de sus sillerías y a las dimensiones y relativa tosquedad de sus bajorrelieves y algunas pocas esculturas en bulto. Estas pocas esculturas en bulto parecen haber recibido alguna influencia egipcia, mientras que los bajorrelieves evidencian influjos mesopotámicos, aunque con un típico estilo hitita caracterizado por la ausencia de delicadezas formales – se nota un escaso detallismo -. Sin embargo, el arte hitita más típico se observa en los pocos elementos metálicos (especialmente de hierro) que han llegado hasta nuestros días. Aquí también se nota un arte "rudo" y basto, aunque muy sugestivo por cierta estilización y abstracción de índole religiosa, en la cual abundan símbolos bastante crípticos.


  
Lengua hitita:


 
La lengua hitita, también llamada nesita, es la más importante de la extinguida rama anatolia de las lenguas indoeuropeas, siendo los otros miembros el luvita, el palaico, el lidio y el licio. Uno de los grandes logros de la arqueología y la lingüística es el haber descifrado esta lengua, que se considera la más antigua de entre todas las lenguas indoeuropeas documentadas. Precisamente, al ser la más antigua, resulta interesante por los elementos de los que carece y que se hallan presentes en lenguas documentadas posteriormente.



Una de sus características principales es el gran número de palabras no indoeuropeas que contiene, debido a la influencia de culturas de Oriente Próximo, como la hurrita o la cultura del pueblo de Hatti, siendo especialmente acusada esta influencia en los vocablos de origen religioso. Consta de la mayoría de los casos habituales en una lengua indoeuropea, dos géneros gramaticales (común y neutro) y dos números (singular y plural), así como diversas formas verbales.



Aunque parece que los hititas contaban con un sistema de pictogramas, pronto comenzaron a usar también el sistema cuneiforme.




Religión y mitología:


Cabeza Hitita
La religión hitita llegó a ser conocida como «la religión de los mil dioses». Contaba con numerosas divinidades propias y otras importadas de otras culturas (muy especialmente, de la cultura hurrita), entre las cuales se destacaba Teshub, el dios del trueno y la lluvia, cuyo emblema era un hacha (algo semejante, aunque puede ser casual, se observa en la civilización minoica, con su labrix), y Arinna, la diosa del sol. Otros dioses importantes eran Aserdus (diosa de la fertilidad), su marido Elkunirsa (creador del universo) y Sausga (equivalente hitita de Ishtar).



El rey era tratado como un escogido de los dioses y se encargaba de los más importantes rituales religiosos. Si algo no iba bien en el país, se le podía culpar a él si había cometido el más mínimo error durante uno de esos rituales, e incluso los propios reyes participaban de esta creencia; así, por ejemplo, Mursil II atribuyó una gran peste que asoló el reino hitita a los asesinatos que llevaron a su padre al trono, y realizó numerosos actos para pedir perdón ante los dioses.